La isla de Zanzíbar

Situada al este del Africa continental y rodeada por las aguas del océano, Zanzibar está considerada como una de las joyas del Índico. Historia y naturaleza se dan la mano.

Visite Stone Town, declararada por la UNESCO patrimonio de la humanidad, túmbese al sol en sus paradisiacas playas, conozca sus especies endémicas (como el mono colobo rojo), practique submarinismo, o haga de la isla su sede para realizar safaris en los esplendidos parques naturales de Tanzania. Cualesquiera de estas opciones harán de Zanzibar el lugar ideal para sus vacaciones

Zanzíbar, como ente autónomo de Tanzania, comprende un par de islas, Unguja (o Zanzíbar) y Pemba. Junto con la isla de Mafia, forman Zanzibar, conocido también como Islas de las Especias.  La isla de Zanzíbar atrajo a numerosos pueblos: los asirios, los egipcios, los fenicios, los griegos y posteriormente portugueses, holandeses y británicos.

Todos desembarcaron en busca de nuevos mercados, aventuras y lugares que explorar. Los persas comenzaron a comerciar con la población bantú  procedente de Camerún, lo que hizo que se desarrolla una lengua, el suajili, y una cultura propias.  Zanzíbar se convirtió entonces en un poderoso centro mercantil, sobre todo por el tráfico de esclavos así como por el cultivo y el comercio de las especias.

En el siglo XVI, con la llegada de los portugueses, comienza su decadencia. En el XVII la isla es conquistada por el sultán de Omán. De ese período de su historia proviene la religión islámica, que profesa el 90 % de la población.

A finales del siglo XIX pasa a ser un protectorado británico. En 1963 gana su independencia como país, aunque un año más tarde se federa con Tanganica para formar el nuevo estado de Tanzania.  

La isla de Zanzíbar La isla de Zanzíbar